El tiempo sólo es otra forma de morir.

~Dalí derritió relojes, aunque sólo tus labios lo hicieron poema.~


Desde que dicen que el tiempo es oro, me fallan los cálculos por todos lados, y es que ya no sé en qué valor medir mis días, pues yo diría que mi tiempo es más de cobre y ni siquiera.
Y es que vendería todas mis acciones para poder comprar un minuto más de esos que escondes
debajo de tu almohada...

Si algo he aprendido en esta vida es que el tiempo no merece mi respeto, que funciona a su antojo y no tiene piedad de nadie.
Se va cuando le place y yo más lo necesito, cuando quiero unos segundos más multiplicados por mil para encontrarme, si es que estoy perdida entre tus brazos.

Se queda cuando menos lo merezco, cuando más ansío que se vaya, cuando las dudas bailan flamenco en mi espalda y ya no aguanto el dolor de sus tacones que acuchillan, ni el ardor del revuelo de sus faldas.
He aprendido a no respetar el tiempo porque siempre me falta.

Siempre me falta porque las horas, traviesas ellas, se quedan jugando al pilla-pilla en las manecillas de tu reloj.
No respeto el tiempo porque siempre se me olvida comprarle una correa para no estar perdiéndolo constantemente.
Porque por más que intente oponerme acabo siendo yo su perra, su esclava, presa de las milésimas de segundo, la que acaba esperándote siempre en la estación a ver si vienes, porque, como no tengo ningún respeto, no mido los compases ni los tiempos y acabo llegando demasiado pronto.
Me río del tiempo y de vuestra manía de romper relojes en un absurdo intento de matarlo...

Para todo lo demás siempre estoy llegando tarde...
Recuerdo aquella vez, recuerdo las cortinas ondear y recuerdo cómo me mirabas. Bueno, pues allí el tiempo jugó a su libre albedrío evaporándose como los ríos en Agosto.
También se la tengo jurada al reloj por todos esos domingos de lluvia en el que las manecillas se mueven a su aire, pretendiendo que me crea que las horas pasan, pero sé que no.
No respeto el tiempo porque odio esperar, odio esperarte, odio que me digan 'necesito tiempo', y sobretodo que me hagan creer que el tiempo existe, cuando al final todo aquello que percibimos como <<paso del tiempo>> no resulta ser más que una mera ilusión.
Así pues no jodan y dejen de vender relojes y razones para estar siempre llegando tarde, o bien demasiado pronto.

Por favor y gracias.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares