her












Quiero, con mis manos,
con ramas de alambre y algún ladrillo,
construir un refugio donde no pasar hambre
hacer de él un lugar fresco y joven
allí donde tu vejez no tenga valentía
que albergue tal pudor
como para no tocar la puerta.

un búnker en el cual el invierno y la marea
no traspasen el alféizar
una cabaña de risa, cuentos y drogas y plural
donde no estar sola
donde estar contigo.

Quiero, con mis manos
con muros de Berlín e inteligencia
construir un escondite donde todos nos vean
hacer de él un laberinto de palabras
que marquen la salida,

allí donde tu dolor, tu miedo, tu odio
y tu humo gris, no tengan las agallas
de forzar la cerradura
y seas auténtico y libre y conmigo
en ese hogar que fabrico hábil,
con estas manos

que son las tuyas.




Comentarios

Entradas populares